La ruta de los faros por la Costa Brava

IMG_20160323_173111

A lo largo de la Costa Brava se pueden descubrir rincones increíbles. Sin ir más lejos, incluso los faros que se construyeron para asegurar una buena navegación pueden esconder grandes miradores. Cada uno de ellos tiene elementos diferentes pero todos tienen algo en común: ofrecen vistas increíbles. Los faros, hasta finales del siglo XVIII, conseguían iluminarse gracias a hogueras encendidas con leña o carbón. En 1847, en España, nació el Plan General para el Alumbrado Marítimo de las Costas y Puertos de España y, en ese momento, se pretendía garantizar una buena iluminación. Con este plan se decidieron construir los faros de Palamós, Calella, Palafrugell, Roses y Cadaqués.

FARO DE TOSSA

Faro de Tossa de Mar

El faro de Tossa de Mar es la actual sede del Centro de Interpretación de Faros del Mediterráneo. Se inauguró en 1919 y es de planta cuadrada. Su ubicación pertenece a una antigua fortificación medieval. Desde aquí se pueden apreciar unas vistas impresionantes a mar abierto.

FARO DE TOSSA2

Carretera de acceso al faro de Tossa de Mar (1925). Foto: Lucien Roisin Besnard. Colección Mara Tenedor Galera.

Como curiosidad, uno de los aspectos más característicos son los pinos que se pueden encontrar en el camino de acceso. De hecho, al comparar una fotografía actual con una de la época en que se construyó, se puede apreciar que antiguamente no había ninguno. Tienen su origen a partir de la Festa de l’Arbre (Fiesta del Árbol) de 1921.

FARO DE ROSES

Faro de Roses

El faro de Roses se encuentra sobre las ruinas del castillo de la Trinidad. Este faro pertenecía al “Plan de Alumbramiento” y se inauguró en 1864 durante el reinado de Isabel II. Desde este faro se pueden recorrer los caminos de ronda y disfrutar de pequeñas calas durante el trayecto. Uno de los caminos conduce a la playa de l’Almadrava. Este recorrido se hace en menos de dos horas y por el camino se pueden localizar calas remotas como la playa de Bonifacio, de escasos 100 metros.

descarga

Faro de Palamós. Fuente: redcostabrava.com

Otro de los faros que posee la Costa Brava es el de Palamós, conocido como el faro de la Punta del Molino. Antiguamente esa zona estaba bastante aislada y solo se podía encontrar un molino de viento. Durante el siglo XVI se alzaba una capilla dedicada a Nuestra Señora de Gracia, aunque en 1695 quedó destruida por los franceses. El faro se reformó en 1975 después de sufrir varios bombardeos durante la Guerra Civil. Llegar a él resulta un poco difícil al quedar oculto tras una roca enorme. Sin embargo, una vez allí se puede apreciar que el faro, y su mirador, es uno de los rincones más tranquilos de la Costa Brava. Este sitio invita a relajarse y mirar el paisaje durante horas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s