Begur, el paraíso catalán

20150606_113234

Uno de los pueblos con más belleza de la Costa Brava es Begur. Este municipio del Baix Empordà combina aguas cristalinas, fondos submarinos ideales para practicar snorkel y rocas abruptas. Posee ocho calas, distintas las unas de las otras, que se pueden descubrir siguiendo el camino de ronda. El camino es agradable y permite disfrutar de grandes paisajes. Josep Pella i Forgas, historiador y político, destacaba el pueblo de Begur entre otros cuatro municipios de la Costa Brava y, según él, conserva la esencia de la antigua civilización de l’Empordà.

Este municipio tiene una gran huella indiana ya que muchos ciudadanos de Begur emigraron a América buscando una vida mejor. Muchos de ellos regresaron durante el siglo XIX e invirtieron su fortuna en construir casas de estilo colonial. Además, introdujeron muchas costumbres y maneras de vivir de Cuba. Cada año, durante el mes de septiembre, se rinde homenaje a ese pasado indiano con la Fira d’Indians (Feria de Indianos). En dicha feria se recuerda el pasado indiano con ritmos caribeños, ropa de la época, etc.

La casa de la vila se construyó en 1902, momento en que ya se había producido el regreso masivo de begurenses de América. A pesar de no tener constancia de que su propietario fuera indiano, la casa recoge diversos elementos de estética indiana, como motivos florales en las puertas o decoraciones de yeso pintadas.

CASA DE LA VILA

Casa de la Vila (Begur). Fuente: Begur.cat

Las calles del casco antiguo mantienen su esencia ya que aún se conservan casas indianas y torres de defensa del siglo XVI. El objetivo de las torres era protegerse de los ataques de los piratas. Por otro lado, Begur destaca por la gran variedad y calidad de su gastronomía. El restaurante “Casa Juanita”, por ejemplo, es un sitio sorprendente y de gran calidad.

CASA JUANITA

Restaurante “Casa Juanita”

Haciendo referencia a sus playas, una de las más impresionantes de Begur es la de la Illa Roja. Es una cala nudista que se caracteriza por tener una gran roca en el centro. Esa roca precisamente es la que da nombre a esta cala. Sin embargo, tal y como especifica Jordi Carreras en “Geozona 353, Paleozoic del Massís de Begur”, esta parte del litoral cuenta con gran interés para los estudiosos de la evolución geológica de nuestro país. Toni Rocafull explica en su blog que, según parece, esta cala es producto de la actividad extractiva, básicamente de mineral de hierro, que se hizo a finales del siglo XIX y principios del siglo XX en esta parte de la costa.

ILLA ROJA1

Cala Illa Roja

Siguiendo el camino de ronda se descubre la cala de Sa Riera, de 300 m de extensión. Dispone de restaurantes donde disfrutar de la gastronomía mediterránea y actividades acuáticas. Suele ser difícil poner la toalla durante los meses de verano pero en temporada baja se puede disfrutar de la tranquilidad del mar.

SA RIERAA

Sa Riera

Aiguafreda es otra cala que forma parte de Begur. Este pequeño rincón queda totalmente resguardado del viento gracias a múltiples pinos que llegan casi a nivel del bar. Es una playa pequeña, asfaltada y pensada para amarrar las barcas. Sin embargo, es importante destacar el gran atractivo marino con el cuenta, perfecto para disfrutar de una jornada de submarinismo.

20150606_110444

Aiguafreda

Sa Tuna es una de las calas más representativas de Begur. Cuenta con gran prestigio y el pueblo mantiene su encanto de pequeño pueblo pescador. Las aguas de esta cala son cristalinas y limpias. En Sa Tuna se conservan las típicas barracas que proporcionan una maravillosa vista al mar. En el extremo derecho de la cala se encuentra la sombra de una cueva en la cual, durante los meses de verano, se cantan Habaneras. La gruta pertenece a la Cova de Sant Pau.

20140921_173721

Sa Tuna

En Platja Fonda destaca el contraste entre la arena y el mar, completamente azul. Acceder a ella no es muy fácil, quizá por eso se mantiene casi como una playa virgen. Por último destaca Aiguablava, una de las calas más increibles de Begur. En ella se encuentran numerosos restaurantes y se pueden practicar gran variedad de actividades acuáticas. Las barracas de Aiguablava serán reconocidas como bien de interés local gracias a la apuesta del Ajuntament de Begur. Josep Pla define esta cala en su libro “Viatge a la Catalunya Vella” (1947) como un “sueño perdido” debido a la sensación de soledad y lejanía que mostraba la cala casi al atardecer. Además, admiraba la mezcla de tonalidades que reflejaban el mar gracias a los fondos con algas y arena fina.

AIGUABLAVA

Aiguablava

En esta cala hay ocho barracas de pescadores, conocidas por sus colores vivos, construidas hace más de 200 años. Las barracas son Can Ventosa, Can Pere Sastre, Doctor Arruga, dos barracas de Can Matilde, un restaurante y dos barracas más que pertenecen a los teñidores de redes Cativos. Estas barracas quedarán protegidas y no podrán destruirse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s